jueves, 30 de diciembre de 2010

CARTAS MARINAS






Aprecio las posibilidades del email que me permite el contacto casi inmediato con mis hij@s y amig@s, pero la carta de papel, que me trae el correo postal me provoca una emoción sinestésica. Tocar el papel, rasgar el sobre, leer el remitente, el sello, abrir la carta y encontrar una flor seca que manos amigas han deslizado entre los pliegues, oler el perfume inconfundible de mi madre, la gota de café que el amigo ha volcado ex-profeso en la hoja; todos esos gestos hacen del hecho de recibir una carta un rito que me gustaría conservar para siempre.

Por eso, seguramente, al ponerme a pensar mi libro, se me han ocurrido estas imágenes.

1 comentarios:

estrella polar dijo...

QUERIDA MIA, VEO CON DESOLACION QUE NO SE RECOGIO MI COMENTARIO DE TU PRECIOSO LIBRO QUE HICE HACE UNOS DIAS. ALGÚN PASO SE ME OLVIDÓ. RECUERDO QUE ME FASCINÓ EL PRECIOSO AZUL DE FONDO Y LAS FIGURAS CON BELLOS REBORDES BLANCOS. TAMBIEN EL TEMA ES PRECIOSO... LAS CARTAS DE PAPEL, SU CORPOREIDAD, SU SENSUALIDAD PUES SE PUEDE OLER, TOCAR MIRAR, PASAR LA LENGUA...NI COMPARACIÓN CON EL MAIL... ME GUSTARÍA SABER SI PUEDO CONSEGUIRLO AQUÍ EN MADRID... LA BELLEZA DE TU LIBRO TAN AZUL ME EVOCA LA HERMOSURA DEL MAR BAJO EL SOL... UN SUEÑO CONSIDERANDO QUE AQUÍ ESTAMOS EN UN FEO INVIERNO. VERÉ SI AHORA SE CÓMO HACER EL ENVÍO.

Publicar un comentario en la entrada

Toggle

Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.