lunes, 22 de febrero de 2010

MADRES NIÑAS


Ayer la ví. El pelo negro le descubría la cara. Me miraba con una sonrisa. Llevaba a su hijito de la mano y un muñeco en la otra mano. Sus ojos brillaban y caminaba lánguida por la calle de arena. Tiene dieciséis y esperó a su hijito a los quince. Aguantó las burlas de los compañeros, luchó por concentrarse en las tareas, y ocultaba la panza en la campera del uniforme verde. Y pienso que es una nena, aferrada a los muñecos y a su hijito. Pero también es una mujer que se animó a dar a luz. Iluminada por la vida, Yésica va por la calle de arena.

2 comentarios:

Negrevernis dijo...

No sé si decir que tengo un nudo en la garganta o chillar que se respeten los derechos de esa niña...

mic dijo...

¡Cuánto por hacer!Como profe, le pedí que se atendiera, le regalé pañales y un poco de nota a decir verdad, para que aprobara el curso. Pero qué pequeña para tanta responsabilidad.
Gracias por tu visita.

Publicar un comentario en la entrada

Toggle

Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.