jueves, 5 de agosto de 2010

CASI UN HAIKU

Según la edad podemos provocar y solicitar diferentes actividades a partir de la creación de un Haiku. Por un lado hay una exigencia métrica que nos permite trabajar el ritmo y el silabeo, por otro, favorecemos la inmersión de las personas en la naturaleza, estimulamos su poder de descripción y de evocación. Al mismo tiempo se incentiva la creación de imágenes con el lenguaje verbal y la ilustración, la pintura o la fotografía.

El haiku es, en su encantadora pequeñez, una fuente inagotable de estímulos creativos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Toggle

Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.