lunes, 30 de julio de 2012

DECUR




Decur el niño que pinta lo que tiene ganas

Dejó la escuela secundaria porque lo aburría, trabajó en fábricas donde dibujaba a sus compañeros, estudió Psicología y retrataba a los estudiantes. Hiciera lo que hiciera los lápices y pinceles se colaban en su vida.

Alguien encuentra la mirada del Bosco y quizás también Brueghel juegue entre personajes transfigurados tiernos y trágicos como somos los humanos.

Guillermo Decurgez, comenzó a publicar en la revista La Posta, de Arroyo Seco, (¡vaya oxímoron!) su lugar en la provincia de Santa Fe y se preguntaba si podría vivir alguna vez de eso: de expresar lo que sentía. Le abrieron puertas Casciari de Orsai, Liniers, Devinsky de Editorial La Flor. Quizás por eso su libro lleva como título Merci. Cuando la puerta se abre aparece una ráfaga de vida, de color, de fantasía. Dibuja porque le hace bien, dibuja porque no ha sido feliz trabajando en otras cosas.

Decur ha defendido el deseo, “pinta lo que tiene ganas”, dice su perfil de FB. Y esa postura, sin duda, le ha dado alas para que sus pinceles retraten sus ideas y su corazón.
Y aferrarse al deseo le permite sentirse bien y compartirlo. Mercí!, “es un trabajo muy onírico, porque es un libro que me hace muy bien a mí y lo quiero compartir con la gente".


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Toggle

Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.