miércoles, 16 de junio de 2010

FINLANDIA Y LA LECTURA

Imagen de Marina Marcolin, vista en Librosfera
Los estudiantes finlandeses son los campeones indiscutibles de los informes PISA. Y no solamente eso, sino que Finlandia es el único país en haber mejorado sus resultados a lo largo de los años.

La investigadora y especialista de Interculturalidad, Tarja Ehnqvist (Finlandia) explicó que el sistema educativo de este país, de 5,3 millones de habitantes, había sido totalmente revolucionario en los años 70.

Anteriormente, convivían escuelas de élite y escuelas de educación básica, como en muchos países de Europa, ocasionando fuertes disparidades entre alumnos. El nuevo sistema se pensó desde la igualdad y la calidad conforme con los principios de democracia que promueve este país nórdico.

Este nuevo sistema propone una educación gratuita y obligatoria desde los 7 años; gratuidad que incluye no solamente la matricula, sino también comidas, libros, transportes, médicos, psicólogos, clases de apoyo y educadores especializados.

Ya no existen escuelas de élite como en el pasado, y de las 3.579 escuelas de educación básica que cuenta el país, solamente 27 son privadas. Ehnqvist quiso subrayar que con este sistema, los casos de abandono o de repetición habían bajado de manera espectacular y que a día de hoy el 99,7% de los 586.381 alumnos finlandeses terminan la enseñanza básica.

La investigadora ha recalcado también que según los informes PISA no existen grandes diferencias entre las escuelas del país ni entre los alumnos (aunque las chicas obtienen claramente mejores resultados).

A su juicio, tres motivos principales explican tal éxito. En primer lugar, la unidad y la equidad del sistema escolar finlandés. En segundo lugar, los recursos socio-culturales y económicos. Con 2.000 bibliotecas públicas ofreciendo 7.226 volúmenes por 1.000 habitantes, Finlandia se sitúa en los países de cabeza en la oferta bibliotecaria mundial. Además, el país invierte de manera constante un presupuesto que, si no es muy elevado, representa sin embargo el 14% del presupuesto global del Estado. Y en tercer lugar, Ehnqvist ha subrayado la selección y formación del profesorado.

Tal y como lo señalaba la investigadora sueca Inger Enkvist en su conferencia del 3 de junio, los profesores finlandeses son reclutados entre los mejores alumnos de bachillerato con notas de ingreso que tienen que superar el 9/10 y gozan de un prestigio similar a los médicos o los abogados. La formación no es más extensa que en otros países (5 a 6 años) y las clases cuentan con el mismo número de alumnos que en la mayoría de los países europeos (15-20 en primaria, 30 a partir del séptimo curso y variable en bachillerato, ya que es un curso con módulos intercambiables).

Para Carmen Campos, consejera técnica del Gabinete de la Secretaría de Educación y Formación Profesional que acompañó a la investigadora, el secreto del éxito del modelo finlandés radica en su amor por la lectura. Ha recordado que en el siglo XIX los finlandeses se podían casar solamente si sabían leer y escribir.

Las dos conferenciantes coincidieron en afirmar que lo que predetermina el éxito de un alumno en su carrera es su capacidad lectora: “A buenos lectores, mejores redactores y también mejores conocedores del mundo”.

3 comentarios:

Negrevernis dijo...

Entonces, ¿por qué no copiamos de una vez el sistema nórdico? Una buena formación es el futuro de un país. Como sufridora profesora, estoy harta de que me digan implícitamente en la ley y explícitamente por la Inspección (doy fe) que hay que aprobar "pase lo que pase" para que sobre el papel aparezca reducido el fracaso escolar...

mic dijo...

Ah, ¡qué tema Negrevernis! y yo que creía que era una táctica argentina... Nosotros luchamos con cursos de 40 chicos y si el 60% no aprueba, es nuestra falla. Un sistema profundamente hipócrita que rige nada más y nada menos que "la educación"

¡Y yo que estoy fascinada con los materiales de España que encuentro en la web!

Quizás un poquito, podamos cambiar el mundo...Un placer, tu visita por aquí...

estrella polar dijo...

No copiamos el sistema nórdico porque cuesta dinero público que los gobiernos de derechas y los acomplejados de izquierda no les da la gana de invertir, porque nuestra sociedad no busca la igualdad de oportunidades sino el clasismo, y porque a profesores llegan en muchas ocasiones de rebote los que no tienen nota para otra cosa, y porque la formación inicial de estos profesores es nefasta, con una universidad con niveles de siglo XIX y profesores obsoletos... ¡vamos, una delicia! y luego los gobernantes de esta comunidad dicen que el éxito de Finlandia se basa en que tienen unos valores conservadores y que en Madrid tenemos los mismos valores ¡pasmate!... Bueno, me hierve la sangre con estas cosas... podíamos estar más tiempo hablando de esto pero mejor tranquilizarse. La educación es un arma social de justicia y en los tiempos que corren parece que esto no se lleva. Besos estelares.

Publicar un comentario en la entrada

Toggle

Se ha producido un error en este gadget.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.